Cómo obtener la certificación PMP (II)

En el post anterior, veíamos los requisitos necesarios para poder siquiera hacer la solicitud de examen. Una vez recibida la formación necesaria, y habiendo cumplimentado el formulario de solicitud con todos los datos pertinentes, incluído el detalle de nuestra experiencia gestionando proyectos, no queda más que enviarla, hacer el pago correspondiente y esperar unos días a que nos den fecha para el examen.

Generalmente, el examen se hace en centros autorizados por todo el mundo. En mi caso, me tocó acercarme a Madrid. El examen consta de unas 200 preguntas tipo test, con cuatro respuestas posibles por pregunta, en cuatro horas. De las 200 preguntas, 25 son de prueba para futuros exámenes y no cuentan, así que la nota se calcula a partir de 175 de ellas. Las respuestas incorrectas no restan puntos. Hay que sacar más de un 60% de respuestas corrrectas, en torno a 106 de 175 como mínimo. Aunque el aprobado se calcula a partir del total de las preguntas, el resultado final también nos indica qué grado de competencia hemos sacado en cada grupo de procesos de los que define el PMBOK.

No es un examen fácil en absoluto. Muchas de las preguntas trascienden la teoría del PMBOK y requieren tener experiencia real en gestión de proyectos. Otras, por otra parte, son contraintuitivas, en tanto que la filosofía del PMBOK quizá sea contraria a ciertos malos hábitos que son muy frecuentes en muchas organizaciones que gestionan proyectos. Las primeras veces que se hace el test en casa es muy normal no llegar ni al 40%, y eso sin nervios y con todo tiempo del mundo. Hay que absorber la metodología del PMBOK, y eso lleva tiempo. Es aconsejable apoyarse en libros de refuerzo para preparar el examen, como por ejemplo el PMP Exam Prep de Rita Mulcahy.

Pero sin duda, lo más importante es practicar el examen antes de hacerlo. Hay varios simuladores disponibles: gratuitos, de pago, online, descargables… todo a un Google de distancia. Mi consejo: utilizad aquellos que tienen preguntas extraídas de otros exámenes, algo que PMI intenta evitar pero que sin duda acerca la simulación lo más posible a la experiencia real. En mi caso, practiqué hasta hacer consistentemente en torno a un 90% de respuestas correctas. Lleva bastante más tiempo del que parece, no tanto contestar como luego repasar las respuestas y analizar en qué nos hemos equivocado, cual era la respuesta correcta y porqué; pero éste es un proceso que en mi opinión garantiza el aprendizaje, especialmente en aquellas áreas más truculentas.

Por último, también es aconsejable estar seguro de que se hacen los ejercicios de forma correcta y ágil: saber calcular el camino crítico, saber cómo y cuando se aplican todas las fórmulas del Earned Value, etc… son técnicas en las que hay que estar suelto para no perder el tiempo, y que no basta con aplicar de forma mecánica, hay que entenderlo bien porque nos podemos encontrar ejercicios con ‘truco’, que van buscando averiguar si realmente entendemos los principios detrás de estas técnicas.

Una vez llegados a este punto, solo queda ir tranquilo y tener suerte. El resultado del examen lo dan instantáneamente (se hace con ordenador y tarda un par de minutos en calcular tu resultado) y posteriormente ya te mandan por correo el certificado con tu flamante título de PMP, junto con tu número de licencia PMP. A partir de ahí, es obligatorio hacer un cierto número de créditos cada cierto tiempo para poder mantener la acreditación… pero sobre ésto ya hablaremos en otro post!

 

Post By Jose Sanchez del Rio (13 Posts)

Ingeniero informático y PMP. Experto en metodologías de gestión de TI, gestión de proyectos y de desarrollo de aplicaciones. Puedes ver mi perfil completo en linkedin

Website: →

Connect

,

One Response to “Cómo obtener la certificación PMP (II)”