Las cuatro peores estrategias para resolver un conflicto

Conflictos¿Habeis conocido alguna vez a algún jefe que pensaba que podía ordenar a sus empleados que se lleven bien? Si lo miras friamente puede ser hasta cómico. En realidad, esta situación es una de las cuatro peores estrategias para resolver un conflicto. Vamos a revisarlas para poder reconocerlas y evitarlas en nuestro entorno.

Peor estrategia 1: La pasividad

Para empezar debemos distinguir entre la pasividad y el decidir no intervenir. Si pensamos cómo resolver un conflicto, y decidimos que la mejor manera es no intervenir, puede que estemos en lo cierto. Sin embargo, aquí hablamos de cuando los conflictos se ignoran de manera voluntaria mirando para otro lado. El hecho de que no los veamos no hace que no nos causen problemas. Al contrario, podrán crecer sin control alguno.

Frases como “Aquí no hay ningún problema. Está todo claro” dicha por un jefe de equipo puede hacer que una discusión se termine, pero seguro que no hará que el conflicto se resuelva.

Peor estrategia 2: Esquivar los conflictos

En esta situación podemos encontrarnos un jefe de equipo que ve que existe un conflicto y que lo identifica como tal, pero que no hace nada para afrontarlo, si no que lo esquiva «lo mejor» que puede.Podemos encontrarnos frases como “Lo discutiremos en otro momento”, “Vamos a estudiar qué podemos hacer” o “Lo hablamos más tarde”. Por supuesto, ese “más tarde” nunca llega y el descontento se agrava, ya que su inactividad puede dar la impresión de que ha tomado partido en uno de los bandos (normalmente en el otro).

Peor estrategia 3: Secretismo

Algunas veces, el hecho de que una organización sufra conflictos negativo es visto como algo vergonzoso que debe ocultarse, y eso puede hacer que tanto el jefe de equipo o sus integrantes traten de mantener en secreto el conflicto tanto como sea posible, desembocando en una curiosa paradoja: nuestro inconsciente hace que cualquier cosa que deba mantenerse en secreto parezca mucho más importante de lo que realmente es, y esto lleva a que en nuestras cabezas el conflicto se agrave y crezca sin que en realidad haya ocurrido nada nuevo.

Tira cómica sobre cómo no se debe resolver un conflictoEsto es más grave aún cuando en el intento de evitar el conflicto, las personas mantienen sus acciones en secreto pensando que así se evitará el conflicto general.

Como ejemplo de esta paradoja, podemos imaginarnos la situcación de un empleado que piensa que la causa de un conflicto en el grupo es su manera de dar soporte a los usuarios por teléfono en vez de por correo electrónico. Para evitar el conflicto general puede que empiece a tratar con los clientes por teléfono en secreto. Evidentemente eso retrasará el problema y hará que cuando salga a la superficie el conflicto sea más grave aún, ya que no sólo se ha producido una acción conflictiva para el grupo, si no que se ha intentado ocultar.

Peor estrategia 4: Imposición

La cuarta peor estrategia para resolver un conflicto se basa en la represión desde una posición de poder. Alguien con autoridad impone una situación a todos para acabar así con el conflicto. Piensan que con estas acciones tajantes están cortando el problema de raiz, pero esto no es verdad. Sólo están actuando sobre la parte visible de un conflicto y no sobre su origen. Aparentemente el clima del equipo es mejor, pero en realidad el conflicto continua latente.

Por ejemplo, una cosa es decir: “Vamos a llegar a un acuerdo sobre a qué hora vamos todos a comer” y otra diferente es decir “A partir de ahora vamos a comer todos a las 13:30 y se acabó el problema”.

En la segunda estás obviando las necesidad individuales de cada uno, no está teniendo en cuenta sus circunstancias ni sus sentimientos. Y sin embargo, muchas veces lo único que precisa una persona es que escuchen sus problemas y que se comparta con ella las circunstancias de los problemas comunes.

Resolver un conflicto evitando que crezca

Todos los grandes conflictos fueron alguna vez pequeños. Si queremos mantener un ambiente sano en nuestros equipos debemos aprender a reconocer los pequeños conflictos cuando surgan, y aprender a tratarlos de manera que por lo menos, no empeoren.

Y ahora haz un poco de memoria… ¿Cuál de estas cuatro peores estrategias para resolver un conflicto has vivido alguna vez? Recuerda decir el pecado pero no el pecador 😉

Post By David Diego (26 Posts)

Ingeniero informático en el departamento de colaboración web en Solvay Torrelavega. Experto en productividad, gestión de equipos y coaching directivo. Linkedin

Connect

, ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »